Nuestros Balcones una hermosa costumbre

Los balcones siempre han sido diseñados para cautivar e inspirar a las masas. Pero en medio de la pandemia de coronavirus, han adquirido una nueva importancia.

Federico Sirianni, un cantante y compositor de Turín, Italia, estaba acostumbrado a tocar pequeños conciertos en su vecindario. Pero cuando recientemente se unió a su compañero músico Federica Magliano para tocar en un concierto en vivo en los balcones de su edificio para sus vecinos en cuarentena, las cosas se sintieron diferentes.

«Realmente se podía sentir una sensación de asombro entre los que nos miraban desde los balcones», dijo Sirianni. «Mucha gente nos agradeció por hacerlos sentir menos solos».

Al igual que millones de italianos, Sirianni ha estado confinado en su hogar desde que el país emitió un bloqueo nacional el 9 de marzo para frenar la propagación del coronavirus. Y, como millones de personas en centros urbanos de todo el mundo cuyos gobiernos han impuesto medidas similares, Sirianni está redescubriendo su balcón como un enlace con el mundo exterior y una fuente de esperanza y conexión en un momento de aislamiento forzado.

Los balcones le recuerdan a las personas la importancia de mirar hacia afuera y conectarse con algo más grande que ellos mismos

Personas de todo el mundo han celebrado conciertos improvisados ​​en balcones para sus vecinos en cuarentena (Crédito: Nicolo Campo / Getty Images)

Balcones una hermosa costumbre Argentina

En el último mes, también los argentinos en cuarentena han salido a sus balcones para cantar el himno nacional al unísono, aplaudir a los trabajadores médicos en un esfuerzo por elevar la moral colectiva del país. Muchas de estas prácticas públicas de pandemia se han extendido rápidamente por todo el mundo.

Ahora, como más de la mitad de la población del planeta está bajo alguna forma de medidas de distanciamiento social ordenadas por el estado, balcones desde Buenos Aires a Mumbai , Chicago a Zhejiang y Hamburgo a Alejandría están tomando el centro del escenario y recordando a las personas la importancia de mirar hacia afuera y conectarse con algo más grande que ellos mismos.

En todo el mundo, los balcones y terrazas están sirviendo como fuente de esperanza y conexión en un momento de aislamiento forzado (Crédito artditommaso en Foter.com / CC BY-NC-ND)

La historia del balconeo

Sin embargo, a pesar de la importancia cultural aparentemente nueva de los balcones, estas plataformas antiguas se han utilizado durante mucho tiempo para cautivar, unificar e inspirar a las masas. Después de todo, una de las escenas más famosas y románticas de la literatura occidental, de Romeo y Julieta de Shakespeare, se juega en un balcón. Fue en un balcón en Buenos Aires donde Juan Domingo Perón, recién liberado, miró a las masas y prometió un nuevo capítulo en la historia de Argentina. Y es desde un balcón en el Vaticano donde el Papa todavía bendice a millones de creyentes cada domingo.

Los balcones han sido un elemento básico arquitectónico durante miles de años y sus roles han evolucionado para adaptarse a las culturas y costumbres locales a lo largo de los siglos.

La arqueóloga urbana Mary Shepperson sugiere que los balcones pueden remontarse a 3000 AC en Irán, donde los antiguos mesopotámicos construyeron parapetos colgantes para proteger la calle del sol abrasador. Sin embargo, hacia 1400 AC, muchos historiadores creen que los micénicos habían comenzado a construir balcones en lo que ahora es Grecia con el propósito opuesto: aumentar la luz natural y la ventilación del aire.

«70 Balcones hay en esta casa, 70 balcones y ninguna flor» (Foto Archivo)

En el Antiguo Egipto los «balcones de los palacios» fueron diseñados como un «escenario teatral» para que los líderes se presenten ante sus súbditos. Esta práctica se ha hecho eco desde innumerables veces a lo largo de la historia. En la antigua Roma, Uno de los primeros balcones, el maenianum , era una plataforma al aire libre para que los emperadores y senadores vieran a los gladiadores competir en el Coliseo y ser vistos por el público. Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, Adolf Hitler anunció la anexión de Austria desde el balcón del Palacio Imperial en Viena. Y siete años después, Winston Churchill se unió a la familia real británica en el balcón del Palacio de Buckingham para celebrar el fin de la guerra.

Los Balcones Evolucionana

A medida que los balcones evolucionaron, sus diseños se hicieron más elaborados. A partir de la Edad Media, se construyeron balcones cerrados de mashrabiya con celosías ornamentadas en gran parte del mundo árabe para permitir a los residentes disfrutar de la fresca brisa mientras se adhieren a las leyes islámicas de privacidad. En el Renacimiento, los balcones con barandillas se convirtieron en un elemento fijo de muchos edificios italianos después de que el arquitecto Donato Bramante revelara el diseño de su Palazzo Caprini en Roma.

En todo el mundo árabe, los balcones cerrados de mashrabiya fueron diseñados para cumplir con las leyes islámicas de privacidad (Crédito: mtcurado / Getty Images)

Venecia era particularmente famosa por sus numerosos balcones, ya que los arquitectos buscaban formas de ofrecer acceso al aire fresco en una ciudad abarrotada. Para los visitantes del norte de Europa, estas plataformas enmarcadas a menudo parecían rarezas exóticas: en su diario de viaje de 1611, Coryat’s Crudities, el viajero británico Thomas Coryat explica que solo en Italia había observado la existencia de «pequeñas terrazas» cuyo propósito es dejar que la gente «contemple y ver las partes de la ciudad alrededor de ellos en la noche fresca [sic] «.

Para los visitantes del norte de Europa, estas plataformas enmarcadas a menudo parecían rarezas exóticas

Los balcones actúan como espacios que unen la vida pública y privada.

Los balcones se han convertido nuevamente en plataformas para conectarse y bailar juntos . El aislamiento forzado de la pandemia de coronavirus está, de alguna manera, creando una nueva experiencia unificadora. Como gran parte de las cuarentenas mundiales en el hogar, hay innumerables ejemplos de la cultura del balcón que une a las personas y ofrece una fuente de conexión.

«Vivo en este departamento desde hace tres años y nunca he interactuado realmente con mis vecinos», me dijo Antonia De Zarlo, una amiga de Boedo. Desde que comenzó el aislamiento social y obligatoriol, Antonia me dijo que pasó muchas tardes tomando café y conversando con sus vecinos desde su balcón. Otro amigo, Ignacio Echechiquia recibió el saludos de todos sus vecinos

«Hoy, la tecnología ya no está alejando a las personas de los balcones», dijo el sociólogo español Manuel Castells . «Está ayudando a las personas a redescubrirlos como espacios sociales».

De hecho, gracias a las redes sociales, los artistas de balcones ahora pueden contar con espectadores físicos y virtuales. Cuando Siranni tocó su primer concierto de cuarentena el 16 de marzo, se estima que 3.000 personas se unieron a través de Facebook Live de todo el mundo. «Tuvimos vecinos virtuales enviándonos mensajes en las redes sociales, y los físicos aplaudiendo desde sus balcones», dijo.

La cuarentena terminará y todo volverá a estar bien, pero no debemos olvidar este sentido de comunidad

Manuel Castells espera que estos momentos de conexión nos lleven a revalorar los balcones como espacios sociales mucho después de que termine la cuarentena. «Los balcones proporcionan algo que las tecnologías digitales no pueden proporcionar: un sentido de comunidad y un auténtico sentimiento de defensa mutua», dijo.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola :) en que te podemos ayudar hoy